She's Mercedes Blog

Ale Behr y su pasión por la fotografía

La fotografía es un arte que puede generar sentimientos y emociones como la ternura que transmite un bebé recién nacido o la emoción de una mujer embarazada.

Desde niña siempre tuve claro mi pasión por la fotografía.

Desde pequeña, Alexandra sintió pasión por la fotografía; su hermano fue su primer modelo, su sala fue su primer estudio y su primera cámara, la de su papá, aquella que tomaba a escondidas y por la que tenía que esperar varios meses para que su papá descubra su travesura. “Cuando mi papá mandaba a revelar el rollo, se encontraba con las fotos de mi juego”.

Ingresó a la Universidad de Lima para estudiar Ciencias de la Comunicación porque, para ella, era la carrera más libre y artística dentro del paradigma de que solo las carreras convencionales asegurarían el éxito profesional. La carrera de ciencias de la comunicación incluía el curso de fotografía en su malla curricular, pero también estudió una carrera corta de fotografía en el Centro de Imagen, e infinitos cursos de especialización en fotografía de recién nacidos, familia y retratos editoriales.

Realizó prácticas en un reconocido estudio fotográfico de publicidad para luego emprender su propio estudio especializado en un nicho que encontró no explorado en nuestro país; la fotografía de familias.

“En ese tiempo Mario Testino sonaba por todos lados y fue él mi referente de éxito. Si él pudo, ¿por qué yo no podría? Fue difícil porque era ir en contra de la sociedad que te convence a entrar a una empresa y hacer una línea de carrera allí muy por lo contrario de hacer lo que hice yo; emprender.¨

La innovación que presentó Alexandra en la fotografía infantil fue inspirada en su niñez. “Eran unos retratos atemporales porque veías las fotos y no habían elementos. Posaba el bebé en un fondo negro en varias expresiones”, contó sobre los cuadros en la casa de sus primos que veía de una famosa fotógrafa de la época, que para ella eran como una obra de arte y siempre admiró.

Consideraba que faltaba alguien que retrate bebés en ese estilo; elegante y atemporal y ello la llevó a volver popular esta forma de retratar bebés. “Reuní a varios hijos de amigas y conocidas en la sala de mi mamá, moví los muebles, puse una tela negra, traté de iluminar adecuadamente e hice varias pruebas y esas fotos las publiqué en Facebook y etiqueté a las mamás”. Desde ese momento, empezaron a pedirle sesiones de fotos.

Por otro lado, Alexandra ha sido pionera en el Perú en realizar la fotografía de newborn, donde con sus manos posa a los recién nacidos de manera fetal para retratarlos como si estuviesen dentro de la pansa de su mamá y los resultados son realmente fascinantes.

Alexandra considera que su mayor logro es trabajar en algo que le apasiona, donde puede crear e innovar a diario. Le encanta retratar personas, resaltar lo más bonito de ellas y poder crear una conexión con sus retratados, donde cada uno de ellos es un mundo por descubrir.

A pesar de que este año se casa y su agenda de sesiones está copada por varios meses, Alexandra tiene como meta realizar proyectos personales que le permitan aportar con su arte a la sociedad, en especial a los más pequeños. También está segura que seguirá relacionada al arte por muchos años más y ya piensa en combinar la fotografía con otras artes como la pintura experimentando nuevas técnicas.

La perseverancia y el trabajo fueron los pilares para alcanzar sus metas personales y profesionales. Ahora es una de las más reconocidas fotógrafas del país y también a nivel internacional (ha dictado talleres España, Argentina y México y tiene clientes en muchas partes del mundo) sugiere a las mujeres que persigan sus metas, que se fijen un objetivo y se especialicen en lo que hacen. Que se reten a diario para poder mejorar y sobresalir porque siempre habrá cosas que se pueden hacer para mejorar su producto; pensar en grande y sobre todo, ¡Salirse de la caja!

Top